Press "Enter" to skip to content

América tiene la mayor cantidad de horas de trabajo perdidas, por virus – Periódico El Caribe



La OIT ha advertido sobre los efectos de la pandemia en el mercado laboral.

A 400 millones de empleos perdidos equivalen las horas de trabajo que se han perdido en el mundo por efecto de la pandemia por coronavirus (COVID-19).

Son mucho más de lo que se creía, de acuerdo con un informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). En el segundo trimestre de 2020 se perdió en todo el mundo -y eso incluye a República Dominicana- el 14.0% de las horas de trabajo, calcula el organismo, a propósito del curso de la pandemia por coronavirus (COVID-19).

Las cifras de la OIT establecen que las mayores pérdidas de horas de trabajo se registraron en las Américas, a razón del 18.3%, equivalente a 70 millones de empleos a tiempo completo, en el segundo trimestre de 2020, con respecto al valor estimado previamente del 13.1%.

“En esta parte del mundo, los países de ingresos medianos bajos son los más afectados, con una repercusión desproporcionada en las mujeres que trabajan en sectores muy afectados por la crisis, en particular hotelería, alimentación, comercios al por mayor y al por menor, así como en los servicios inmobiliarios, empresariales, administrativos y productivos”, dice la OIT.

A América le sigue Europa y Asia Central con 13.9%, Oriente Medio con el 13.2% y África con el 12.1%. Los factores que determinan la pérdida de horas de trabajo varían sustancialmente en todos los países para los que se dispone de datos pertinentes, según el organismo.

Plantea que la gran mayoría de los trabajadores del mundo (93%) sigue viviendo en países con algún tipo de cierre de los lugares de trabajo, con las Américas experimentando las mayores restricciones. El nuevo Observatorio de la OIT presenta tres escenarios para la recuperación en el segundo semestre de 2020: de base, pesimista y optimista. Señala que el resultado a largo plazo dependerá de la trayectoria futura de la pandemia y de las decisiones políticas de los gobiernos.

El modelo de base – el cual supone un repunte de la actividad económica en línea con las previsiones actuales, el levantamiento de las restricciones en el lugar de trabajo y la recuperación del consumo y de las inversiones – prevé una disminución en la pérdida de horas de trabajo de 4.9% (equivalente a 140 millones de empleos a tiempo completo) en relación al cuarto trimestre de 2019.

El escenario pesimista que plantea la OIT asume una segunda ola de la pandemia y el regreso de las restricciones, lo cual ralentizaría la recuperación de manera significativa. “Como consecuencia se produciría un descenso de las horas de trabajo de 11.9% (340 millones de empleos a tiempo completo)”, advierte.

El escenario optimista asume que las actividades de los trabajadores se reanudarán rápidamente, impulsando la demanda agregada y la creación de empleos. “Con esta recuperación excepcionalmente veloz, la pérdida de horas de trabajo disminuiría hasta 1.2% (34 millones de empleos a tiempo completo).

El observatorio constata –además- que las trabajadoras han sido afectadas de manera desproporcionada por la pandemia, creando riesgo de que algunos de los modestos progresos en igualdad de género alcanzados en las últimas décadas se pierdan y que las desigualdades de género relacionadas con el trabajo se agudicen.
“El grave impacto de COVID-19 sobre las mujeres está relacionado con su sobre-representación en algunos de los sectores económicos más afectados, tales como la hostelería, el comercio y la industria manufacturera”, dice el informe de la OIT.

Cita los retos que deben ir enfrentándose a futuro

El organismo asegura que “si bien los países han adoptado medidas políticas con una velocidad y un alcance sin precedentes hay desafíos que deben enfrentarse”. Uno de ellos es el de proteger y promover las condiciones de los grupos vulnerables, desfavorecidos y más afectados para que los mercados de trabajo sean más justos y equitativos y encontrar el equilibrio y la secuencia adecuados entre las intervenciones sanitarias y económicas.